Sáb10212017

Última actualizaciónSáb, 01 Jul 2017 10pm

LocalidadCategoría principalSubcategoría
Reset
* Web compatible con Chrome, Mozilla Firefox y Opera
Back Está aquí: Inicio Ofertas Ofertas4 ¿Qué hago si no puedo pagar la pensión de alimentos?

¿Qué hago si no puedo pagar la pensión de alimentos?

Por Manuel Sarrión Sierra, Cases de Dret Torrent Abogados

Siempre que una pareja se rompe y hay hijos menores, surge la cuestión de la pensión alimenticia. El criterio que siguen los juzgados de familia es que el hecho de la ruptura debe perjudicar lo menos posible a los niños, intentando siempre, en la medida de lo posible, que mantengan las condiciones de vida que tenían antes de la separación. Dicho así, suena muy bien, pero en la práctica es de una gran dificultad, puesto que tanto padre como madre tienen que asumir mayores gastos (dos casas que mantener, de entrada), y los ingresos siguen siendo los mismos o incluso menores en ambos casos.

Por ello, una de las cuestiones más complicadas de resolver es la pensión alimenticia de los niños, ya que cualquier padre o madre haría lo que fuera por atender las necesidades de sus hijos, en la medida de sus posibilidades, incluso a costa de las suyas propias, llegado el caso. Lo primero que debemos considerar es que el dinero que se abona como pensión de alimentos no es para el cónyuge que lo recibe y gestiona (que sería la pensión compensatoria), sino para los niños, para atender sus necesidades básicas.

También debemos considerar que las pensiones medias que se abonan en estos casos no suelen cubrir la totalidad de los gastos, y que las madres-padres que las reciben también abonan numerosos gastos que no se suelen cuantificar (tienen la custodia, y raro es el caso de alguien que guarde absolutamente todos los recibos de los gastos diarios que ello conlleva, por pequeños que sean). Debemos tener en cuenta que la pensión que se establece en estos procesos es el mínimo al que nos comprometemos; debemos calcular muy bien ese importe conforme a nuestras posibilidades, dado que es un compromiso a largo plazo (no siempre acaba cuando el niño cumple los 18 años, ni mucho menos), y no es fácil variarlo después, especialmente si lo hemos establecido en un convenio.

Teniendo en cuenta lo anterior, si por variar nuestras circunstancias no podemos afrontar el pago de las pensiones establecidas o acordadas, deberemos dirigirnos al juzgado para solicitar una modificación de medidas, dado que si no lo hacemos, y dejamos de cumplir total o parcialmente el compromiso adquirido, y el juzgado podrá ejecutar la sentencia mediante embargos, etc., o incluso puede considerarlo un delito, castigado con penas de prisión que se cumplirán o no en función de los antecedentes que tengamos, o del pago de las responsabilidades civiles (que son las cantidades que se han dejado de abonar).

Por ello, es recomendable que antes de que se produzca un incumplimiento, lo pongamos en conocimiento del juzgado, a través del procedimiento correspondiente, y tratemos de conseguir una modificación de esas medidas.

Más información de Cases de Dret