Lun10232017

Última actualizaciónSáb, 01 Jul 2017 10pm

LocalidadCategoría principalSubcategoría
Reset
* Web compatible con Chrome, Mozilla Firefox y Opera
Back Está aquí: Inicio Ofertas Ofertas4 El TJUE nos sigue dando buenas lecciones

El TJUE nos sigue dando buenas lecciones

Por Manuel Sarrión Sierra, Cases de Dret Torrent Abogados

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) acaba de publicar su respuesta a una cuestión prejudicial planteada por un juez español, sobre interpretación del derecho comunitario, en relación con la práctica extendida entre nuestros juzgados de recalcular los intereses moratorios considerados abusivos en un préstamo hipotecario, cuando se impugnaba la liquidación de intereses y se declaraban contrarios a la normativa de consumidores y usuarios.

Los jueces españoles, tras declarar abusiva una cláusula de intereses de demora, y tras otra resolución del TJUE, en la que estableció la posibilidad de que el juez que conocía de un proceso de ejecución hipotecaria valorase si una cláusula era o no abusiva, y pudiese declarar su nulidad en ese mismo proceso, sin que hubiera que pedir el ajuste en otro proceso posterior, comenzaron a aplicar la facultad moderadora que la legislación española de consumidores y usuarios les concedía, recalculando los intereses con el máximo del triple del interés legal del dinero, al entender que de esta manera se adaptaba a la legislación de consumidores la penalización inherente a los intereses de demora establecidos en el contrato de préstamo hipotecario.

La cuestión planteada por un juez de Santander versaba sobre la incompatibilidad de dicha práctica con la legislación europea de consumo, y el TJUE ha establecido que la misma es incompatible con ella, y que la consideración por parte de un juez de que una cláusula es abusiva conlleva que está obligado únicamente a dejar sin aplicación esa cláusula, pero no está facultado para modificar el contenido de la misma, como se hacía hasta ahora.

Añade además que si el juez nacional tuviera la facultad de moderar el contenido de las cláusulas abusivas, ello contribuiría a eliminar el efecto disuado río que ejerce sobre los profesionales el hecho de que, pura y simplemente, tales cláusulas abusivas no se apliquen frente a consumidores, dado que lo peor que les podría pasar seria únicamente que el interés moratorio quedaría reducido a la cuantía legal, mientras que por aplicación de la normativa europea, la solución sería la no aplicación de ninguna penalización, lo que indudablemente es mucho más beneficioso para la posición del consumidor, debiendo aplicarse por aplicación de lo dispuesto en el Código civil, únicamente el interés legal del dinero.

Ojalá cunda el ejemplo. La justicia, aunque lenta, no para de darnos satisfacciones en materia de consumo. Solo hay que perder el miedo a la reclamación.

Más información de Cases de Dret