Lun12112017

Última actualizaciónVie, 17 Nov 2017 11pm

LocalidadCategoría principalSubcategoría
Reset
* Web compatible con Chrome, Mozilla Firefox y Opera
Back Está aquí: Inicio Ofertas Ofertas4 El fin de las tasas judiciales

El fin de las tasas judiciales.

Por Manuel Sarrión Sierra, Cases de Dret Torrent Abogados

Desde el día 1 de marzo, si usted tiene que acudir a un Juzgado a defender sus derechos, siendo un particular, ya no tiene que pagar las injustas tasas judiciales que se implantaron en España desde el año 2012. Por desgracia, habrá que esperar a otro año electoral para que se las eliminen si usted es autónomo o tiene una pyme, porque nuestros políticos lo han dejado para una mejor ocasión.

Desde su implantación, se calcula que se han recaudado cerca de 512 millones de euros en toda España, y casi 35 en la Comunidad Valenciana. El compromiso era aplicar ese dinero en proteger y mejorar el servicio público de justicia gratuita, pero como se puede imaginar, el porcentaje aplicado para ese propósito se acerca bastante a cero, siendo generosos.

¿Qué pasa ahora con todas aquellas personas que hayan pagado las tasas judiciales? O peor todavía, ¿y con aquellas que no hayan acudido a la justicia para defender sus derechos por una cuestión meramente económica? No olvidemos que el derecho a la justicia gratuita –que no pagaban tasa- se reconoce en aquellos casos de personas que no superan los mil euros al mes por unidad familiar, y que hasta ahora, debían hacer frente a los gastos que el juicio puede suponer, con lo que mucha gente se veía obligado a no reclamar por pura imposibilidad económica. Se nos vendió este impuesto revolucionario, como se ha llegado a denominar, para desatascar la justicia y el eterno retraso de los juzgados, pero su finalidad como se ha demostrado, no era otra que la puramente recaudatoria, y ni siquiera se ha cumplido la promesa de invertir lo recaudado en mejorar la Justicia.

Ojalá se invirtiera en ella lo mismo que en otros servicios; pero a nuestros políticos de cualquier signo no parece gustarles la foto en los juzgados, ni siquiera para dotarlos de medios, y ello impide que se invierta lo que se necesita en modernizarlos; se sigue funcionando con medios del siglo XX (de principios, me refiero), y por desgracia, no parece que vaya a cambiar demasiado el color del enfermo. Como mucho, puede empeorar Aprovechando la circunstancia, me permitiría sugerir que si de verdad lo que quieren es desatascar los juzgados, tienen en la mano instituciones como la mediación, que en otros países funciona maravillosamente, y en la que los profesionales que nos dedicamos también a ella nos encontramos predicando en el desierto.

Más información de Cases de Dret