Dom08202017

Última actualizaciónSáb, 01 Jul 2017 10pm

LocalidadCategoría principalSubcategoría
Reset
* Web compatible con Chrome, Mozilla Firefox y Opera
Back Está aquí: Inicio Ofertas Ofertas4 Posibilidades defensa alcoholemia

Posibilidades de defensa con una tasa superior a 0.60 mg de alcohol por litro de aire expirado.

por MANUEL SARRION SIERRA. CASES DE DRET TORRENT ABOGADOS.

La primera tentación de todo abogado defensor cuando un cliente nos plantea que ha sido citado para la celebración de un juicio rápido por alcoholemia es que nuestro cliente salga lo mejor parado del trámite. Si conseguimos pactar con el Fiscal una pena por debajo de los mínimos establecidos por el Código Penal con la reducción de un tercio que permite el trámite de la conformidad, muchas veces nos damos por satisfechos; normalmente, suele ser la mejor opción para la defensa de nuestros clientes.

En los casos cercanos a la tasa mínima de alcohol en sangre, es importante distinguir si estamos ante un control de alcoholemia rutinario, o si el control se realiza como consecuencia de un accidente, o en caso de detención por signos evidentes de una conducción “irregular”. También ayuda, el hecho que el cliente, se haya mostrado en todo momento colaborador con los agentes. Es importante revisar que se consignan exactamente las circunstancias del conductor, no firmando de conformidad el parte por el imputado en caso de discrepancia, teniendo en cuenta que los agentes, en caso de ser citados a juicio, van a remitirse a lo expuesto en el atestado, con lo que nuestra labor debe dirigirse a buscar las posibles inexactitudes que se contengan en él.

Cobra especial importancia la prueba de detección alcohólica que se realice, dado que en caso de resultar positiva, y superior a 0.60 mg/l de aire expirado, las posibilidades de defensa en principio serían pocas. No obstante, los tribunales ya han tenido ocasión de pronunciarse al respecto, y en no pocos casos se están introduciendo variables interpretativas en los llamados “casos límite”.
Debemos en tal caso, y si el resto de las circunstancias del atestado acompañan, atacar el resultado del alcoholímetro, dado que todos ellos tienen un margen de error reconocido en la normativa reguladora de su uso (Orden del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de 22 de noviembre de 2006, en su anexo II). Puede llegar hasta un 20% dependiendo de la concentración de alcohol en sangre. Es aconsejable incluso solicitar una comprobación técnica del margen de error concreto del etilómetro que esté siendo usado en el atestado, de forma que lo normal será que se nos remita por el perito a la normativa ya citada, y los distintos márgenes en ella contenidos.

Debemos tener en cuenta que los tratamientos médicos a los que esté siendo sometido el imputado pueden afectar el resultado del etilómetro. Es fundamental tener información al respecto, y en caso de estar pautado algún tratamiento médico, aportar justificación documental del mismo y dejar constancia en las actuaciones en el momento de la primera declaración del imputado, así como solicitar al Médico Forense que se pronuncie sobre estos extremos.

Los Tribunales están empezando a considerar que en los casos de tasas próximas al 0.60 mg/l de aire expirado (hasta 0.64, y en ocasiones se puede incrementar esta tasa), la apreciación del margen de error contenido en la Orden Ministerial determina que no estemos ante un delito, determinando una sentencia absolutoria del Juzgado en la primera instancia o, sentencia que deberíamos conseguir en vía de recurso de apelación contra la misma.

Es fundamental contar con asistencia letrada especializada desde el primer momento de la realización de la prueba, sin realizar actuación alguna que pudiera desvirtuar esta estrategia de defensa.

Más información de Cases de Dret